MODA INVIERNO

La ropa de invierno debe haber sido necesariamente el invento del hombre primitivo; particularmente durante las eras glaciales, pero también en diversos ambientes que son bastante fríos, los seres humanos deben haberse adaptado a un clima extremo y con una meteorología pasmosa, pero adicionalmente habrán desarrollado el concepto de la ropa de invierno y los usos del fuego mucho antes siquiera de saber crear telas o encender llamas. Casi con seguridad, los humanos primitivos aprendieron a aprovechar las pieles de los animales que cazaban para cubrirse y abrigarse, primero con simplemente colocárselas encima, a modo de manta, y luego con algún tipo de rústico trabajo de costura, habrán empezado a adaptar las formas de estas pieles a la de los cuerpos de las personas.

Pero el uso de las pieles animales requirió el desarrollo de varias técnicas de curtiembre y tratamiento de dichas pieles; al principio, estos humanos las habrán utilizado sin ninguna adaptación pero ciertamente que habrán notado tarde o temprano que la conservación de las mismas, su utilidad, y también cierta comodidad o confort primitivo dependían de un trabajo previo sobre dichas pieles. El uso del fuego, y particularmente, la capacidad para encenderlo parece haber sido posterior; viendo el ejemplo de los Yaghanes fueguinos, se puede constatar que estos ya utilizaban pieles para abrigarse, antes de desarrollar una serie de conceptos culturales que se asocian con el desarrollo del fuego, como la familia, las deidades y la magia en un mundo animista.